Equidad no es igualdad

Download PDF

Hay una cuestion que quiero abordar y es la mención de la confusión que tienen los colectivistas entre la equidad y la igualdad, terminos que usan indistintamente, y no lo son.

Pensemos en la siguente situacion en la que dos personas van a escalar una montaña. Una politica equitativa les daria a ambas personas una cuerda de igual material, grosor y longitud para que pudieran acometer dicha escalada. No tendria en cuenta circunstancias particulares, simplemente daria un trato equitativo a ambas. En cambio, si en esa situacion al escalador menos habil se le dice que en lugar de escalarlosdos la misma montaña él va a escalar una de menor complejidad y además, contará con asistencia, la politicaes obvio que deja de ser equitativa, pero un colectivista la considerará en su ensoñación igualitaria, como una política positiva que, mediante su intervencion, ha favorecido que ambos suban la montaña, aunque ello haya supuesto una minusvaloracion de una de dichas personas a la que no se dio ni siquiera la oportunidad de intentar escalar la montaña. Esta confusion de conceptos se ve bien en el ambito educativo. Cuando un izquierdista habla de desigualdad, en la mayor parte de las ocasiones se refiere a la equidad, pero no porque no exista sino porque emplea indistintamente los terminos.  Asi, una política para favorecer la igualdad, cuando en realidad son politicas equitativas que se adoptan para favorecer la igualdad de oportunidades, lo que no implica la igualacion de los individuos.

El absurdo igualitario en materia educativa ha llegado a límites tan absurdos, y es mucha la redundancia, que se ha considerado contrario a la misma exigir una mínima calificación para acceder a una beca, obviando que precisamente hacerlo es una garantía para asegurar que una persona sin recursos y con aptitudes no se quede fuera del ámbito educativo por carecer de medios. En el mismo sentido, se han llegado a considerar lesivas las políticas de libre elección de centros (sanitarios, educativos, etc.) pero en cambio su razonamiento lógico no considera lesivo que individuos de un mismo país reciban o no prestaciones distintas según la parte del territorio en la que residan. O incluso el tan manido tema del salario vital que tanto les gusta y que implicaría recibirlo con independencia del nivel de renta, al igual que se hacía en los países que daban cheques para el alquiler o por el nacimiento de hijos que no discriminaban por el nivel de renta y se consideraba una política que favorecía a los desfavorecidos, cuando precisamente ellos eran los que menos ganaban con este tipo de políticas.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Leer más

Los Karamázov de la democracia

Este autor no ha escrito más artículos. ¿Quién asesinó a la democracia? Alguien la mató, pero todos pensaron…