La constitución como una ropa de vestir

Esperanza Borcoski
Columnista

La Constitución, para comenzar a hablar de la carta magna primero debemos saber lo que es, según la Real Academia Española (RAE) se define como “Ley fundamental de un Estado, con rango superior al resto de las leyes, que define el régimen de los derechos y libertades de los ciudadanos y delimita los poderes e instituciones de la organización política”; por otro lado, la RAE define la “ropa” como una “prenda de vestir”. Con esto damos a entender que la ropa y la constitución tienen una conexión nula, la cual es bastante visible. Entonces “¿por qué comparar la Constitución con una ropa de vestir?”  Siendo que la carta magna responde a las leyes estatales y la “ropa” es una prenda para evitar la desnudez, estas dos son comparadas en cuanto a su calce y forma

La Constitución chilena, al igual que otras constituciones del mundo, abarca distintas temáticas tanto de legislación como derechos humanos, incluso definiciones como nacionalidad y ciudadanía. La carta magna debe establecer las funciones de los poderes del Estado y las bases institucionales, esta puede ser considerada tanto rígida como liberal, esto dependiendo del tipo de Estado. Los derechos y deberes de la ciudadanía. Una constitución liberal o flexible puede ser reformada con facilidad a través de una Ley; mientras que, para reformar una constitución rígida se debe pasar por largos y difíciles procesos.

Para que la ropa sea cómoda debe tener un calce perfecto, ni muy holgada o muy ajustada, ya que esto causa incomodidades dependiendo de la situación, para esto hay ejemplos cotidianos como el salir con amigos, uno busca estar cómodo entonces tanto la ropa holgada como ajustada sirven para dicha situación. Sin embargo, si cambiamos de escenario a una reunión, la ropa ajustada puede causar muchas incomodidades a la hora de sentarse o moverse; mientras que, la ropa holgada se ve informal y poco profesional, por lo que una prenda de calce justo sería lo ideal para dicha situación, una que permita moverse libremente y mantener una imagen formal y profesional a la vez. A su vez muchas personas tienen una mayor preferencia a alguno de los dos tipos de vestimenta.

Con todo lo planteado anteriormente, solo vemos que la ropa y la Constitución no tienen similitudes. Sin embargo, estas tienen un punto de comparación en cuanto a su flexibilidad y rigidez. ¿Cómo la ropa y la Constitución pueden ser comparadas?  La ropa puede representar a una constitución, ya que esta puede entregar la libertad de expresión y movimiento o incluso un sentimiento de libertad, como también puede restringir todo lo anterior mencionado. Esto lo vemos reflejado en una etapa de nuestras vidas, la etapa tanto escolar como pre escolar, el uniforme es algo característico de los colegios siempre “impecables” y presentables, a las mujeres se les dice que deben utilizar falda (o jumper dependiendo de la institución) desde el pre escolar, esto sin tomar en cuenta la comodidad de la alumna. Debido a esto la falda produce una restricción a la libertad tanto de movimiento como de expresión de la estudiante, ya que para utilizar esta prenda se requieren distintos cuidados para que no sea vista la ropa íntima, así restringiendo la comodidad y la libertad de sentimiento de las niñas y jóvenes.

Con la Constitución es el mismo caso, ya que una carta magna que sea muy rígida, restringiría las libertades y derechos de los ciudadanos. Un ejemplo de aquello se encuentra en el artículo 19 -n°15 párrafo seis- de la Constitución chilena donde encontramos las especificaciones de la pluralidad política “La Constitución Política garantiza el pluralismo político. Son inconstitucionales los partidos, movimientos u otras formas de organización cuyos objetivos, actos o conductas no respeten los principios básicos del régimen democrático y constitucional, procuren el establecimiento de un sistema totalitario, como asimismo aquellos que hagan uso de la violencia, la propugnen o inciten a ella como método de acción política. Corresponderá al Tribunal Constitucional declarar esta inconstitucionalidad” (CPR. 2010)  esto se refiere a una libertad de pensamiento político, la cual nos permite decidir libremente sobre cuál será la ideología y doctrina con la cual empaticemos, esto en nuestra constitución. Sin embargo, no todas las constituciones permiten un libre pensamiento político, existen casos como la Constitución cubana la cual declara al partido comunista como el único y omnipotente “El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado” (Constitución Política de Cuba, 2019).  Asimismo, una Constitución muy flexible podría llegar a otorgar libertades hasta llegar a puntos inmorales que serían poco aptas para una vida en sociedad.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like
Leer más

Los Karamázov de la democracia

Este autor no ha escrito más artículos. ¿Quién asesinó a la democracia? Alguien la mató, pero todos pensaron…